Empleo para Jóvenes

EMPLEO PARA JÓVENES

Muchas son las empresas que buscan incorporar a jóvenes estudiantes y recién graduados en sus equipos buscando la innovación y la productividad propia de este tipo de perfiles.

Los jóvenes buscan su primer empleo para acercarse al mundo de la empresa y adquirir su primera experiencia profesional donde aprender constantemente y aportar todo lo que puedan a las empresas en las que consiguen su primer empleo. Su objetivo es por tanto, aprovechar la oportunidad de crecer y alcanzar su máximo potencial dentro de la organización.

Para conseguir empleo es fundamental pasar el proceso de selección con la desventaja de tener poca experiencia previa. La preparación del mismo, sobre todo por esta circunstancia, es una cuestión fundamental para lograr superarlo.

 

Preparación de la entrevista

Todo proceso de selección, empieza o termina con una entrevista personal para lograr tu primer empleo es importante sobre todo, la preparación:

· La información es poder: Aprovecha las nuevas tecnologías para averiguar todo lo que puedas acerca de la empresa en la que vas a realizar el proceso de selección. A los reclutadores les gustará saber que has investigado y tienes interés real en la compañía. Debes investigar también acerca de tu entrevistador si tienes oportunidad de saber su nombre, así podrás tener claro cuál es su puesto de trabajo y responsabilidades. Con la información adecuada, tu seguridad de cara a la entrevista será mucho mayor.

· Preguntas frecuentes: La mayoría de entrevistas personales tienen preguntas comunes en las que se busca conocer al candidato en un primer contacto. Siempre hay que llevar ciertas respuestas preparadas a la entrevista y por supuesto, no intentes hacer que son espontáneas haciendo que piensas antes de contestar. No es malo mostrar que te has preparado. Estas son algunas de estas preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo:

· Habla de ti mismo.
· Cuáles son tus puntos fuertes y débiles, en lo profesional y en lo personal.
· Cuenta una situación problemática que hayas sufrido y qué hiciste para solucionarlo.
· Qué te diferencia a ti del resto de candidatos.
· Qué competencias te gustaría ver en un candidato si fueras tú el entrevistador.
· Habla de una decisión importante que hayas tenido que tomar recientemente.
· Qué piensas que diría un amigo tuyo de ti.

· Actitud positiva: Piensa antes de la entrevista en si el trabajo que te ofrecen es bueno para ti, qué cosas buenas tendría y cómo cambiaría tu vida si resultaras seleccionado. Esto ayuda mucho a la hora de acudir con seguridad y tener claros tus objetivos. Para ello, es importante que te repitas constantemente que una entrevista no es un examen sino una conversación de la que tú también formas parte, por lo que también puedes hacer preguntas.

· Causa buena impresión: Trabaja bien en qué imagen quieres dar a tu entrevistador, cuando lo sepas, haz lo posible para llevarlo a cabo. Para ello, recuerda algunos puntos que aunque puedan parecer obvios, en un momento de tensión como suele ser la entrevista para primer empleo o prácticas, pueden olvidarse:

· Sonríe, saluda enérgicamente.
· Saluda con “Buenos días o buenas tardes”.
· Formalidad en la vestimenta para una entrevista de trabajo. Es mejor pasarse de formal, que de informal. Adecua tu imagen a los valores que represente la empresa y al puesto al que aspiras.
· Puntualidad. Lo ideal es llegar 5 ó 10 minutos antes. Recuerda que tu reclutador puede estar ocupado si llegas mucho antes, y aunque a ti no te importe esperar, a él puede ponerle nervioso.

 

Fases de una entrevista de trabajo

Todas las entrevistas personales, por lo general, suelen seguir un mismo patrón y se enmarcan todas dentro de una estructura clara:


· Presentación: Ambas partes toman contacto a través de una breve explicación. El entrevistador empezará hablando de la compañía, departamento y la vacante a cubrir. Después será tu turno. Lleva preparada una pequeña presentación, no muy larga, de quién eres y por qué te interesa el puesto ofertado.

· Desarrollo: El objetivo de todo candidato en esta parte, es demostrar que es el perfil idóneo para entrar a trabajar en la compañía. En esta fase, siempre hay que escuchar bien y contestar según te has preparado.

· Cierre: Esta fase, a su vez se divide en dos partes: recapitular de toda la conversación  (por ambas partes) y marcar los siguientes pasos del proceso de selección.

 

Objetivos de una entrevista

Para entender bien dónde vas cuando acudes a una entrevista de trabajo, tienes que tener claros los objetivos de tu interlocutor para asegurarte mostrar lo mejor de ti en cada uno de estos puntos. Cuando salgas de la entrevista, puedes revisar estos 6 aspectos fundamentales de la entrevista de trabajo y analizar qué has dicho y demostrado en cada uno de ellos.

Tu entrevistador quiere saber “quién eres” gracias a tu formación, personalidad, actitud, aptitudes, motivación y conocimientos.

· Formación: Describe tus estudios. Destaca siempre lo que más encaje con el puesto ofertado y las tareas que sabes realizar dentro de las responsabilidades que abarca la vacante de la empresa. Habla de ellas, pero no profundices en todos aquellos ámbitos donde tengas formación pero no sea aplicable a la empresa o puesto al que optas.

· Personalidad: Muestra tu mejor parte. La primera impresión que des a tu interlocutor puede marcar tu futuro, así que intenta resaltar las cualidades de tu personalidad que crees encajan mejor con los valores de la empresa.

· Actitud: Optimismo. La buena actitud se contagia, intenta que tu interlocutor sea positivo en torno a tu candidatura haciendo ver que tienes la energía y ganas necesarias para dar todo de ti en el trabajo.

· Aptitudes: Resalta tus virtudes. Intenta buscar las competencias profesionales donde destacas y que crees le hacen falta a la compañía. Así, verán en ti el candidato ideal para desarrollar las tareas que tienen asignadas al puesto de trabajo al que aspiras.

· Motivación: Demuestra que tu interés es real. Si verdaderamente quieres transmitir ganas, debes conocerlo todo acerca de la empresa y aplicar todo lo aprendido durante la entrevista. Destaca en qué aspectos la empresa encaja contigo, así, conseguirás que también tú encajes con la empresa.

· Conocimientos: Mira atrás. Todo lo aprendido en prácticas en empresas u otros empleos, son conocimientos que has adquirido y que seguro van a potenciar tu candidatura en la entrevista de trabajo. Analízalos y úsalos para demostrar lo que vales.

 

Comunicación

La entrevista de trabajo es un acto de comunicación en la que debes dejar claro el mensaje que quieres permanezca en tu interlocutor. Para ello, debes tener claro que, tu mensaje no solo se transmite con lo que dices sino también, cómo lo dices.

Algunos aspectos a trabajar para que tu comunicación sea perfecta en la entrevista. La clave es que tus palabras, el tono de tu voz y tu cuerpo vayan coordinados:

· Sinceridad: Podemos engañar con palabras, pero nunca con nuestra comunicación no verbal. Si no crees en lo que dices, tu cuerpo no reaccionará igual que si lo haces.

· No exagerar: Nuestra comunicación no verbal debe ser natural, de lo contrario, también tu tono de voz o tus gestos te delatarán.

· Respira o bebe agua: La mejor forma de tranquilizarte y hacer que estés más tranquilo es concentrarte en tu respiración y beber agua si es necesario. Te dará la tranquilidad necesaria para continuar con la entrevista.

Para mejorar tu empleabilidad de cara a afrontar tus primeros procesos de selección es importante comunicar bien quiénes somos.

!Tu navegador está desactualizado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×