Bewanted conecta a los mejores
universitarios con las empresas

Sobre empleo

Prácticas en empresas

Con el objetivo de dar a conocer la realidad de las empresas, las salidas profesionales de determinadas carreras y el mercado laboral a los jóvenes universitarios que están cursando un grado en la Universidad, existen contratos de prácticas o becas. Durante un tiempo, los estudiantes que realizan prácticas en empresas desarrollan sus conocimientos en una empresa real en la que aplicar la teoría de las clases en un ambiente laboral.

¿Qué son las prácticas en empresas?

Las prácticas en empresas siempre son actividades de carácter formativo, es decir, completan los conocimientos adquiridos en las clases teóricas de la titulación cursada, favoreciendo ampliar las competencias profesionales del estudiante.

Además, están tutorizadas por un responsable de la entidad en la que se realizan. Este tutor, que trabaja día a día con el universitario, es la persona de referencia para el alumno. Su objetivo es orientar en las tareas que corresponde al estudiante y hacer de su estancia en la firma, una experiencia en la que el aprendizaje sea lo primordial.

¿Quién puede realizar prácticas?

Las prácticas van dirigidas siempre a los estudiantes universitarios cursando los últimos cursos de carrera, pues normalmente, y dependiendo de la Universidad, es requisito indispensable haber superado más de la mitad de los créditos que corresponden al curso.

También pueden aplicar a este tipo de vacantes los estudiantes o recién graduados, de Máster, diplomaturas o cursos que tengan la posibilidad de firmar convenio entre empresa y centro de estudios.

Tipos de prácticas profesionales

Las prácticas van dirigidas siempre a los estudiantes universitarios cursando los últimos cursos de carrera, pues normalmente, y dependiendo de la Universidad, es requisito indispensable haber superado más de la mitad de los créditos que corresponden al curso.

Prácticas curriculares: Son aquellas que forman parte del Plan de Estudios de cada titulación. Las horas trabajadas por el estudiante se traducen en Créditos ECTS, que puedes convalidar para que cuenten como parte de tu proceso formativo en la Universidad.

Este tipo de prácticas, también pueden ser realizadas en el extranjero si el alumno consigue establecer las relaciones entre empresa y Universidad para la firma de un convenio de colaboración entre los centros.

Prácticas extracurriculares: Son aquellas realizadas por los estudiantes de forma voluntaria mientras cursan la carrera. Este tipo de prácticas, no se incluyen en el Plan de Estudios del grado, máster o curso, es decir, no se pueden convalidar por créditos académicos.

Al igual que en la anterior modalidad, los estudiantes pueden realizar este tipo de formación en el extranjero.

Ventajas de realizar unas prácticas en empresas

Conocer de cerca la realidad de la compañía: Cuando un universitario está estudiando o termina la carrera, es normal que tenga una visión del sector diferente a la que en realidad corresponde. En ocasiones se idealiza o se percibe como inaccesible, pero no siempre es así.

Aumentar la empleabilidad: A la hora de buscar primer empleo, muchos jóvenes se sienten perdidos o no saben por dónde empezar. Unas prácticas en empresas antes, le facilitan este acceso, ya que se sienten más preparados para abordar la búsqueda gracias a tener un CV más completo y competencias adquiridas.

Aplicación de tus conocimientos: Puede aclarar mucho el sector o tipos de empresas donde se desea realmente trabajar. Una vez se completa la experiencia, es fácil que el estudiante se cree su propia opinión del mercado laboral y le ayude a tomar decisiones sobre su futuro profesional. En definitiva, te orientan hacia tu salida profesional ideal.

Factor determinante en la selección: Facilitan la inserción en el mercado laboral. Incluir en el CV que has tenido experiencia en otras empresas, aumenta tus posibilidades de encontrar un trabajo en el futuro.

Consejos para unas prácticas exitosas

Red profesional: Son la mejor herramienta para conocer los valores de la empresa y adaptar tu candidatura para el puesto que deseas.

Estudia a la empresa: Hacerse con la cultura de la empresa a la que se quiere pertenecer es fundamental para hacer una elección correcta y que tus prácticas cumplan con tus expectativas y esté dentro de tu área de interés. Este es el primer paso del desarrollo de tu carrera profesional y tienes que marcar desde el primer día quién quieres ser en el futuro.

Conócete a ti mismo: Analiza qué tareas te gustan o se te dan bien, y descubre cuáles son tus habilidades más destacadas. Identificar y explotar estas habilidades, puede impulsar tu carrera hacia un puesto de mayor categoría.

Responsabilidad: Una vez cursando tus prácticas, debes demostrar más que nunca que la juventud no es necesariamente, inmadurez. Cumple los tiempos y se muy exigente con tu puntualidad.

Multitarea y proactividad: Muchas empresas buscan en los perfiles más jóvenes el aporte de innovación, creatividad, empuje e ilusión, que necesitan en su empresa. Todo el que te rodea mientras realizas las prácticas es consciente de tus limitaciones debido a tu falta de experiencia, destaca entonces por tus ganas de aprender.